viernes, agosto 08, 2014

Padre Nuestro Maíz

PADRE NUESTRO MAÍZ Werner Ovalle López   Yo tengo manos de maíz. En ellas reside un hálito terrestre, y palpitan misterios arcillosos con humedad de vegetales peces.   Yo tengo frente de maíz. Yo sueño  la paz del surco iluminado y verde, coronado de cañas verticales como lineales templos de azúcar y de fiebre.    Yo tengo frente de maíz. Yo pienso  con las venas acústicas y fuertes  como un resucitado intemporal  que escondiera su voz en los claveles.    Yo tengo labios de maíz. Yo canto  sin la fría corola de la muerte  y predico las alas de la harina  con una gran serenidad silvestre.   Yo tengo sueños de maíz. Yo vivo; hombre de ayer, de hoy, hombre de siempre..... . .....Nuestro atavismo vegetal es único: Maíz de amor, substancia de las sienes.   II )SUBSUEÑO VEGETAL ¡Padre nuestro, maíz!   Padre maíz, vestido de las venas, pequeña harina alada y vencedora,  inocencia del pan en donde vive la química nupcial del alimento  y el más alto silencio de la tierra.    Yo en tu semilla arrodillé mi sangre llena de dulces glóbulos de milpa, y me llené los ojos con la inmensa ternura de los surcos florecidos, y reí con las sienes infinitas como ríen la caña y la mazorca.    Padre maíz, vestido de las venas, alimento del son, uva del indio.  Diamante ciego. Pan. Agua maciza. ¡Padre Maíz, varón de las estrellas!   En donde quiera que mi cuerpo aflora con su interrogación inesperada, veo el maíz creciendo, dominando, besando húmedas frentes de labriegos, alimentando brazos campesinos,  desnudando la flor del equinoccio  con las rubias infancias del elote.   Mis ojos sueñan ágiles países poblados de violines y maizales,  por donde huyan los labios y se pierdan en el rojo crepúsculo suicida,  y repitan la voz como besando, y asciendan en heridas catedrales a la órbita verde de la milpa.    Veo maíz en el pulmón del campo, en la promesa fértil de la novia, en la dádiva humana de la esposa,  en el verde ademán de las limosnas, en la marimba de alma de mazorca, en el río de vértebra espumosa, en la solar ausencia de la sombra, en el silencio blanco de las monjas, en la luna de leche luminosa, en la nocturna circunstancia roja, en el papel astral de las corolas,  en el húmedo beso que enamora, en la sangre triunfal de la amapola, en el violín con vuelo de gaviota, en el tambor de música redonda, en la dulce materia de las cosas, ¡veo maíz en la existencia toda!   III) DIÁLOGO DE AMERICA Nadie puede negar que el ruiseñor  tiene luz de maíz en la garganta. Que la nocturna estrella silenciosa  tiene alas de maíz en la mirada.   Que en el río, en el mar, en el océano, sal y maíz son cónyuges del agua.   Que con maíz sembró Rubén Darío  su amapola de luz en Nicaragua   .Que como caña de maíz herido  García Lorca se quebró en España   .Y que con hombres de maíz se ha hecho la patria espiritual de Guatemala.    ¡Salve maíz amable, pan de América, mínima catedral de la esperanza......!   IV) ESTANCIA FINAL Substancia de maíz, substancia aérea, milagro de azadón y chirimía, suceso de sudor y piel morena, gota de sol, compacta clorofila, substancia de maíz, substancia aérea, grano de amor, abeja conmovida.   El hombre que trabaja y el que ríe, y el que busca en el agua la ternura,  y el que besa la tierra con los dedos, y el que acaba su sangre en la cosecha, y el que consume libros y ciudades, ¡veneran al maíz, pan de la sangre!    El hombre que se asoma a la esperanza tiene color de milpa en sus pupilas. Padre Nuestro, maíz, agua maciza,  alimento del son, uva del indio,  grano de sol, vestido de las venas. ¡Padre maíz, varón de las estrellas!

Werner Ovalle López

miércoles, junio 25, 2014

Tu cuerpo está a mi lado




Tu cuerpo está a mi lado 
fácil, dulce, callado. 
Tu cabeza en mi pecho se arrepiente 
con los ojos cerrados 
y yo te miro y fumo 
y acaricio tu pelo, enamorado. 
Esta mortal ternura con que callo 
te está abrazando a ti mientras yo tengo 
inmóviles mis brazos. 
Miro mi cuerpo, el muslo 
en que descansa tu cansancio, 
tu blando seno oculto y apretado 
y el bajo y suave respirar de tu vientre 
sin mis labios. 
Te digo a media voz 
cosas que invento a cada rato 
y me pongo de veras triste y solo 
y te beso como si fueras tu retrato. 
Tú, sin hablar, me miras 
y te aprietas a mí y haces tu llanto 
sin lágrimas, sin ojos, sin espanto. 
Y yo vuelvo a fumar, mientras las cosas 
se ponen a escuchar lo que no hablamos.
 


JAIME SABINES


lunes, junio 16, 2014

El valle

Anda el agua de alborada. Romance popular

 

 

Doraba la luna el río

(¡fresco de la madrugada!)

Por el mar venían olas

teñidas de luz de alba.

 

 

El canto débil y triste

se iba alumbrando. Quedaba

el canto roto de un grillo,

la queja oscura del agua.

 

 

Huía el viento a su gruta,

el horror a su cabaña;

en el verde de los pinos

se iban abriendo las alas.

 

 

Las estrellas se morían,

se rosaba la mañana;

allá en el pozo del huerto,

la golondrina cantaba.

 

 

 Juan Ramón Jiménez



lunes, mayo 05, 2014

Museo


 

Hay platos, pero no hay apetito.
y anillos nupciales peor el amor correspondido
ya desapareció hace unos trescientos años.

He aquí un abanico, pero ¿dónde el rubor de la doncella?
He aquí las espadas, pero, la ira ¿dónde ella?
Tampoco a la hora del atardecer, sonará el laúd.

Aunque la eternidad se había vendido toda,
en su lugar diez mil cosas envejecidas se ha acumulado.
El vigilante, ya musgoso en su sueño dorado
apoya el bigote en el objeto Número...
Ocho. Metales, arcilla y piedras celebran
sus triunfos callados sobre las fechas.
solamente la pinza de pelo tonta de una egipcia
                                  /estilo años veinte se ríe sonsamente.

La corona ha sobrevivido a la cabeza.
la mano le ha perdido al guante.
El zapato derecho ha vencido al pie.

Y si de mí se trata. Como puede ver, estoy viva.
El fragor de la batalla con mi vestido todavía sigue.
Muy terco, el tonto se resiste.
Se empeña en seguir viviendo hasta que yo no exista.


WISLAWA SZYMBORSKA



jueves, mayo 01, 2014

LA CONSECUENCIA


Esto es un árbol. La raíz dice raíz, 
rama cada rama, y en la copa 
está la sala de recibo 
de un mirlo que habla.

La mesa donde escribo
-una fiesta de solteras-
está hecha de madera de ese árbol
convertida por el uso y por el tiempo
en la palabra mesa.

Es porque da frutos que caen
y por el gremio perenne de sus hojas
que se renueva el árbol
y que existe la palabra árbol:

aunque a veces el bosque
lo oculte a la vista, lo contiene
el árbol en la palabra árbol.

Y no es que éste sea un poema abstracto. 
Es que las palabras se repiten entre sí 
por el sentido: son solteras y sociables 
y de sus raíces crece un árbol.



Mirta Rosenberg

Ya es hora


Ya es hora. Para este fuego
ya soy vieja.
El amor es más viejo que yo.
Tiene cincuenta eneros
la montaña.
Más viejo es el amor:
viejo de fósil, viejo de sierpe,
más que el ámbar de Livonia,
más que los barcos fantasmas,
más que las piedras, más viejo que el mar…
Pero el dolor en mi pecho,
es ya muy viejo, es más viejo que el amor.



Marina Tsvietáieva

lunes, abril 28, 2014

Las tres palabras más extrañas


Cuando pronuncio la palabra Futuro,
la primera sílaba ya pertenece al pasado.
Cuando pronuncio la palabra Silencio,
lo destrozo.
Cuando pronuncio la palabra Nada,
estoy creando algo que ningún ser inexistente
puede agarrar.

Wislawa Symborska


martes, marzo 18, 2014

Fuera del aire La Q Radio Genero

Por graves problemas técnicos su emisora La Q Radio Genero estará fuera del aire.
Gracias por entender, ya les avisaremos cuando regresa.

Ana María
El solar de Penelope

jueves, marzo 06, 2014

Micrónos abiertos viernes 7 marzoen laqRadiogenero.com

Hola esta vez tenemos la posibilidad de leer 1 poema y enviar mensajes, hablar sobre el día de la mujer.
 Te esperamos en Mediux horario especial solo el viernes 7 de marzo, día de la mujer. 9 - 12 de la mañana.  2- 5 de la tarde.
Centro cultural Comfandi, calle 8 # 6-23 Cali Colombia 
Si no puedes venir oye la emisora y envía mensajes a este correo 
laqradiogenero (arroba) gmail.com , los leeremos durante la emisión. 

Besos y flores, Ana María

Invitación para charlar con micrófonos abiertos, lleguen para compartir...

Las esperamos... y si no puedes venir, escúchanos....mándanos mensajes....!
Cordialmente....


Centro de Mediux
Centro Cultural Comfandi
Cali.


miércoles, febrero 19, 2014

El solar de Penélope

El solar de Penélope". Revista de poesía.  Programa de radio por internet. Primera emisión. Directora y presentadora: Ana María Gómez Vélez *.  Duración: 25 minutos. Notas, poemas, comentarios, un poco de música, … . Para conectarse y escucharlo: http://laqradiogenero.com/  / *http://paginadeanamariagomez.blogspot.com/
.*** 20 de febrero, Desde Cali, 10:00 PM (Hora de Colombia). Radio por internet


martes, febrero 18, 2014

Ooo tenemos problemas

Ay un bache en la publicación de blogger, desde la media noche de ayer no puedo acceder al blogg...
¿Qué ocurre?

jueves, enero 09, 2014

No tires las cartas de amor


Ellas no te abandonarán.
El tiempo pasará, se borrará el deseo
-esta flecha de sombra-
y los sensuales rostros, bellos e inteligentes,
se ocultarán en ti, al fondo de un espejo.
Caerán los años. Te cansarán los libros.
Descenderás aún más
e, incluso, perderás la poesía.
El ruido de ciudad en los cristales
acabará por ser tu única música,
y las cartas de amor que habrás guardado
serán tu última literatura.


Joan Margarit


domingo, octubre 06, 2013

Raíz antigua



No es de ahora este amor.

No es en nosotros
donde empieza a sentirse enamorado
este amor por amor, que nada espera.
Este vago misterio que nos vuelve
habitantes de niebla entre los otros.
Este desposeído
amor, sin tardes que nos miren juntos
a través de los trigos derramados
como un viento de oro por la tierra;
este extraño
amor,
de frío y llama,
de nieve y sol, que nos tomó la vida,
aleve, sigiloso, a espaldas nuestras,
en tanto que tú y yo, los distraídos,
mirábamos pasar nubes y rosas
en el torrente azul de la mañana.

No es de ahora. No.
De lejos viene
-de un silencio de siglos,
de un instante
en que tuvimos otro nombre y otra
sangre fugaz nos inundó las venas-,
este amor por amor,
este sollozo
donde estamos perdidos en querernos
como en un laberinto iluminado.


Meira Delmar, OLGA CHAMS ELJACH (1922-2009)
-----------
Del libro Secreta isla (1951)




jueves, septiembre 05, 2013

Poemas por Ciudad Juárez

El sábado 28 de septiembre de 2013 estaremos leyendo poemas
en la integración del tercer encuentro de escritores por Ciudad Juárez
para irnos animando publicamos estos poemas
Desde Cali, Colombia, a las 17 horas en la terraza de la biblioteca departamental


La guitarra


Para la herida
de la cárcel
te envío una guitarra
–a manera de bálsamo–
y escondida en ella
la incapturable
manera de amarte,
porque el sonido
existe sin el tiempo
como la libertad buscada.

Y si no llega
a tus manos
la guitarra
no olvides cantar
las canciones
aprendidas
en las épocas difíciles
al pie de aquellos muros,
sin más voz
que el eco del amor
en el silencio 


Antonio Bolívar



LA TAREA

 

La tarea de las aves

es llevarnos a volar

sobre la libertad de sus gorjeos,

regalarnos en su vuelo

la majestuosidad de sus colores.

 

La tarea de los maestros

es llenar los cuadernos de sus alumnos

de sensibilidad ante la belleza

y ante el dolor de sus semejantes.

 

La tarea de los árboles

es humanizar el concreto:

reverdecer las fábricas,

llenar de flores el corazón de los poderosos.

 

La tarea de nuestros gobernantes

es mirar menos

hacia la izquierda y hacia la derecha

y dirigir la mirada al frente

donde suplican los ojos de los niños

hambrientos de pan, de equidad y de justicia.

 

La tarea de los pobres

es engendrar y concebir

menos niños para los semáforos

menos hombres y mujeres

para la indigencia y la guerra.

 

La tarea de Suramérica

es declararse zona libre de conflictos,

desarmar los ejércitos y los corazones.

 

La tarea del poeta

es construir con palabras

nuevos caminos de hermandad,

reconciliación, paz y libertad.

 

Carlos Gerardo Orjuela Betancourt

 

 

Carlos Gerardo Orjuela Betancourt


 

 Callémonos un rato

 

Hemos hablado mucho, compatriotas,
¿porqué no nos callamos
para que la palabra se maduren
en medio del silencio
y se vuelvan arroz,
cajas de pino, escobas,
duraznos y manteles?
Hacemos mucho ruido
y repetimos la palabra muerte
hasta que la matamos.
Decimos mucho corazón
y gastamos el fruto más hermoso del pecho.
Lo que importa es el río,
no su nombre.
Lo que interesa es pan
y no discursos
sobre las propiedades de la harina.
El mar es bello porque es mar
y no porque lo cantan los poetas,
y existirían piñas
aunque no se llamaran como llaman.
Bajo la tierra crece la semilla
porque el surco no habla
ni le pone adjetivos a la espiga.
Un hombre que se calla largamente
se convierte en camino,
y si guarda silencio su mujer
puede volverse viaje.
Callémonos un rato,
al menos para ver qué le sucede
a la palabra uva.
Es posible que crezca y se derrame
hasta llenar el mundo de dulzura
y cascadas de vino.

Carlos Castro Saavedra




lunes, septiembre 02, 2013

Sin edad



       Es tarde para la rosa. 
Es pronto para el invierno. 
            Dulce María Loinaz

 
Hoy sueño que caminas a mi lado
y juegan en el suelo nuestras sombras
como gráciles aves sin edad.
Y la sombra sin edad de tu mano
acaricia un lugar en el suelo
donde podría estar mi corazón.
Y la sombra sin sombras de mis labios
busca el lugar exacto
donde dejar los besos, las palabras.
 
La soledad es sólo
el peso de tu nombre en la memoria.
 

Irene Sánchez Carrión


http://www.poemariodemujeres.com/spip.php?article851




sábado, agosto 17, 2013

No es nada de tu cuerpo

No es nada de tu cuerpo
ni tu piel, ni tus ojos, ni tu vientre,
ni ese lugar secreto que los dos conocemos,
fosa de nuestra muerte, final de nuestro entierro.

No es tu boca -tu boca
que es igual que tu sexo-,
ni la reunión exacta de tus pechos,
ni tu espalda dulcísima y suave,
ni tu ombligo en que bebo.
Ni son tus muslos duros como el día,
ni tus rodillas de marfil al fuego,
ni tus pies diminutos y sangrantes,
ni tu olor, ni tu pelo.

No es tu mirada -¿qué es una mirada?-
triste luz descarriada, paz sin dueño,
ni el álbum de tu oído, ni tus voces,
ni las ojeras que te deja el sueño.
Ni es tu lengua de víbora tampoco,
flecha de avispas en el aire ciego,
ni la humedad caliente de tu asfixia
que sostiene tu beso. 
 No es nada de tu cuerpo,
ni una brizna, ni un pétalo,
ni una gota, ni un grano, ni un momento.

Es sólo este lugar donde estuviste,
estos mis brazos tercos.


Jaime Sabines




martes, agosto 06, 2013

Cuando esté lejana



Búscame en el aire cuando esté lejana.

Me hallarás en tu voz y en tu mirada, 
me hallarás en la sombra de tus pasos, 
en el sonido fiel de las campanas
y en la caricia musical del aire. 

En los fulgores de la luz que llega 
despertando el color en el paisaje. 
En el perfume que la tierra invade 
cuando viene creciendo la mañana.

Mira a tu alrededor. Mira los árboles 
y la lluvia en las hojas, mira el agua. 
Oye vagar mi voz por el camino 
que se tiende a la tarde como un brazo.

Allí estaré, perdida entre tu mano, 
forma de amor sin tiempo ni distancia. 
Me llevarás en ti calladamente, 
sin nombre ya, ni olvido, ni esperanza.



MARUJA VIEIRA





lunes, agosto 05, 2013

¿Por qué no canto?


 

                                                 A mi amigo el Señor Domingo Díaz Granados.

¿Por qué no canto? ¿Has visto a la paloma
Que cuando asome en el oriente el sol,
Con tierno arrullo su canción levanta,
                                               Y alegre canta
La dulce aurora de su dulce amor?
¿Y no la has visto cuando el sol se avanza
Y ardiente lanza rayos del cenit,
Que fatigada tiende silenciosa
                                               La ala amorosa
Sobre su nido, y calla, y es feliz?
Todos cantamos en la edad primera,
Cuando hechicera nos sonríe esa edad,
Y publicamos necios, indiscretos,
                                            Muchos secretos
Que nuestro pecho debería guardar!
Cuando al encuentro del placer salimos,
Cuando sentimos el primer amor,
Entusiasmados de placer cantamos
                                            Y evaporamos
Nuestra dicha al compás de una canción!
Pero después…nuestro placer guardamos,
Como ocultamos el mayor pesar;
Porque es mejor en soledad el llanto,
                                           Y crece tanto
Nuestra dicha en humilde oscuridad!
Solo en oscuro retirado asilo
Puede tranquilo el corazón gozar;
Solo en secreto sus favores presta,
                                          Siempre modesta,
La que el hombre llamó felicidad.
¿Conoces tú la flor de batatilla,
La flor sencilla, la modesta flor?
Así es la dicha que mi labio nombra;
                                         Crece en la sombra,
Mas se marchita con la luz del sol !
Debe cantar el que en su pecho siente
Que brota ardiente su primer amor;
Debe cantar el corazón que herido
                                         Llora afligido
Si ha de ser inmortal su inspiración.
Porque la lira, en cuyo pié grabado
Un nombre amado por nosotros fue,
Debe a los cielos levantar sus notas,
                                        O hacer que rotas
Todas sus cuerdas para siempre estén.
¡Pero cantar cuando insegura y muerta
La voz incierta triste sonará!....        
¡Pero cantar cuando jamás se eleva
                                       Y el aire lleva
Perdida la canción, triste es cantar!
¡Triste es cantar, cuando se escucha al lado
De enamorado trovador la voz!
¡Triste es cantar, cuando impotentes vemos
                                      Que no podemos
Nuestras voces unir a su canción !
Mas, tú debes cantar. Tú con tu acento
Al sentimiento más nobleza das;
Tus versos pueden fáciles y tiernos
                                      Hacer eternos
Tu nombre y tu laúd…. Debes cantar!
Canta, y arrulle tu canción sabrosa
Mi silenciosa, humilde oscuridad!
Canta, que es solo a los aplausos dado
                                     Con eco prolongado
Tu voz interrumpir!.... Debes cantar!
Pero no puedes, como yo he podido,
En el olvido sepultarte tú;
Que sin cesar y por doquier resuena,
                                     Y el aire llena
La dulce vibración de tu laúd.
No hay sombras para ti. Como el cocuyo
El genio tuyo ostenta su fanal;
Y huyendo de la luz, la luz llevando,
                                     Sigue alumbrando
Las mismas sombras que buscando va.


Gregorio Gutierrez González

jueves, agosto 01, 2013

Carta de amor


Escribe una carta de amor solamente
que tenga la semilla de un gran suspiro
y después olvídala en la memoria
para que yo la pueda escuchar.
De noche, cuando duermes,
aunque tú no lo sabes, vengo a buscarte:
mi límite frío de sueño
se compagina con el tuyo,
vivimos sobre dos desiertos
que al atardecer se transforman en colinas
y desnudo mis senos en la noche
ansiosa de que tú los mires.

Alda Merini (Italia 1931 - 2009)

lunes, julio 29, 2013

Algo hermoso termina


Duélete:
como una vieja estrella fatigada
te ha dejado la luz. Y la criatura
que iluminabas
(y que iluminaba tus ojos ciegos a las nimias cosas
del mundo)
ha vuelto a ser mortal
Todo recobra
su densidad, su peso, su volumen,
ese pobre equilibrio que sostiene
tu nuevo invierno. Alégrate.
Tus vísceras ahora son otra vez tus vísceras
y no crudo alimento de zozobras.
Ya no eres ese dios ebrio e incierto
que te fue dado ser. Muerde
el hueso que te dan,
llega a su médula,
recoge las migajas que deja la memoria


Piedad Bonnett

de Las tretas del débil (2008)

viernes, julio 12, 2013

Posesión


no confirmo haber regresado, o haber estado allí. 
mi viaje mental puede ser
J la posesión de un recuerdo que ha insistido
sobre mí. (siempre estuve en los ojos del gato
y sé que él me miraba. reflejada,
no he podido moverme de los ojos del gato).
engaños son esos misterios del tiempo
degradándome a una memoria comprendida.
ahora sé que estoy aquí, frente a las luces
del árbol. he comprobado la diferencia en los objetos
y ellos pretenden también engañarme.
en una reproducción de mi necesidad de estar anclada.
en ti, en ellos.
me encojo esta noche de lluvia,
y no confirmo nada.
me importa la fijeza, el bordado de esa pequeña rama
en la hoja más verde.
porque el mundo cabe en los ojos del gato,
de un gato, de ese gato,
que al olerme determina mi lugar.

Reina María Rodríguez


 

lunes, julio 08, 2013

Galileo


                                                        En alguna luna de 1609

"Oh rosa mía gentille "…alba mía,
laudaba en su laúd, enamorado,
por calle angosta de la mercería,
cuando Bianca Capello había pasado.
El hijo del pañero, fiel, abría
la pirámide al centro figurado
y en la balanza de agua sumergía
el sol en la jofaina asoleado.
Una noche de Padua a la hora lumbre,
solo y más solo en la vigilia pura,
vio el milagro acercado de la cumbre
y la hondonada sombra de la albura.
Y contempló la luna en mansedumbre
como una rosa ungida en la espesura.
2002

Marga López Díaz

Del libro La nave de Nasicaa, Colección las ofrendas, Universidad del Valle, Cali, Colombia, septiembre 2011


viernes, junio 07, 2013

El remanso



Río cansado se acogió a la sombra
de los árboles dulces... de los árboles
serenos que no tienen que correr...
Y allí se quedó en gracia de recodo.

Ya está el remanso. Mínimas raíces
lo fijan a la orilla de su alma:
Reflejando las luces y las sombras,
se duermen con un sueño sin distancias...

Es mediodía: Por el cielo azul
una paloma pasa...
El río está tan quieto
que el gavilán, oculto entre las ramas,
no sabe ya por un instante
dónde tender el vuelo con la garra:
Si al fino pájaro del aire
o al pájaro, más fino aún, del agua...


De JUEGOS de AGUA, El remanso


Dulce María Loynas




jueves, junio 06, 2013

Allá



Si acaso al otro lado de la vida
otra vez, por azar, nos encontramos,
¿se reconocerán nuestras miradas
o seremos tan sólo un par de extraños?

De todos modos te amaré lo mismo.
Juntos. O separados.


Meira Delmar